1/01/2010

El delator


El honor es un tema que siempre ha dado mucho juego en los guiones cinematográficos, quien no recuerda al "General Custer" defendiendo el honor del séptimo de Caballería en Little Big Horn, o por ejemplo a Michael Corleone en el restaurante Louis del Bronx donde defiende el honor de la familia matando a "El Turco" Sollozzo y McCluskey. Este tema tan recurrente lo es más todavía cuando hay que defender el honor entre familiares o amigos íntimos, y claro si se mezclan temas políticos o religiosos la cosa se caldea; evidentemente en toda historia hay buenos y malos; en una historia de este estilo el mas malo es el traidor, el que rompe ese código, a veces escrito otras no, pero siempre sobreentendido por todos.

Parece que hoy los códigos del honor están un poco en desuso o que es algo demasiado romántico, que cada uno se crea sus propias normas de conducta, con lo cual digamos que es fácil evadirse de cualquier norma, incluso las no escritas, como el derecho natural; a pesar de todo la conciencia de lo bueno o lo malo todavía la tenemos...¿digo yo?, aunque algunos....
El caso es que en a veces uno queda tentado en perder el respeto a la conciencia y traicionar a los amigos, eso le pasa a Gypo en la peli “El delator”, una maravillosa peli.

El delator, es un film de 1935, del maestro John Ford, uno de sus primeros éxitos cinematográficos a pesar de estar rodada en poquísimo tiempo, apenas 3 semanas. El guión es de Dudley Nichols basado en la novela de Liam O'Flaherty (The informer). La música es de uno de los grandes, Max Steiner; la fotografía de Joseph August, es interesante ver los decorados con la neblina, además en este caso Ford no filma los grandes paisajes todavía, sino pequeños decorados.

La cinta trata la vida en un día de Gypo Nolan (Victor McLaglen), un hombre bonachón, borrachín, ingenuo, enamorado de una prostituta,Katie, exmiembro del IRA retirado por ser incapaz de matar a un hombre, fuerte y solitario porque no lo quieren ni sus ex amigos del IRA ni los ingleses así que está sin un céntimo y la única solución en una Irlanda en crisis y en guerra es irse a los EEUU, en una noche oscura ve un cartel en el que se da una recompensa de 20 libras por un amigo suyo Frankie McPhillip, miembro del Ejército de Liberación Irlandés, con ese dinero el y Katie podrían ir al nuevo mundo y empezar una nueva vida. Justo al salir de la comisaría tras delatar a su amigo se da cuento que es un traidor y que no debía haber cometido ese error, que su ansía de huir de Irlanda no se soluciona de esa forma, y la manera para olvidar eso es emborrachándose. Frankie McPhillip en su intento de huida es abatido y el jefe de la resistencia, el comandante Dan Gallagher acude a casa de la madre de Frankie para averiguar quien es el traidor

A lo largo de la noche Gypo se irá gastando el dinero a causa de la borrachera y los miembros de la resistencia tomaran buena nota de las cuentas, al final se descubrirá el pastel y tendrá que dar cuentas de su error, el viaje al paraíso quedará cancelado y pedirá perdón a la madre de Frankié en un tono casi bíblico, bastante exagerado.

La película de Ford tiene unos toques expresionistas bastante marcados, seguramente la cercanía del cine mudo hacen quizás exagerados algunas actuaciones (como curiosidad esta peli ya había sido llevada al cine por David W. Griffith y Arthur Robinson), pero la manera de contar de Ford es ya maravillosa, cierto que se le nota su simpatía por el IRA, hay que recordar que John Martin Feeney (John Ford) nació en una familia de inmigrantes irlandeses y que como irlandés que era tenía ciertas ideas metidas en la cabeza (política, religión, familia...)

En cuanto a la religión esta claro el paralelismo entre Judas Iscariote y Gypo, sin duda en parte tiene que ver por la importancia que le daba Ford y por la que tenía en la Irlanda Católica; ese honor posiblemente se acentúa mas por lo religioso, aunque según parece indicar Dan Gallagher (el jefe del IRA) es sólo cuestión de “seguridad” no de venganza, ni de pecado, de eso se encarga Dios, como se ve en la escena final, en la que es perdonado por la madre. La sobreactuación no le quita mérito a Victor McLaglen quien sería uno de los clásicos de Ford, ya había actuado en “La patrulla Perdida” y luego lo haría en otras como "El hombre tranquilo", “Ford Apache” o Rio Grande”

Suelo publicar los post el sábado pero tengo compromisos varios, los amigos son los amigos...y hay que comenzar el año sin defraudar jaja!!

Nota 8.2

20 comentarios:

David dijo...

La película sigue siendo estupenda, aunque tal vez ha envejecido un poco, sobre todo en esos momentos exagerados que mencionas. Se le nota la huella expresionista... pero sigue siendo una historia tan buena... Victor McLaglen en su gran momento estelar. Años después repetiría momento con El hombre tranquilo. Feliz año nuevo, atikus!

Dana Andrews dijo...

Cuando0 se trata de John ford y de tan acertadas palabras sólo se puede alabar una entrada así de un blog en el pleno 2010. Hay que agradecer siempre la incursión del cine clásico en nuestra memoria y nunca olvidarlo. Un abrazo.

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Coincido con David, ha envejico no especialmente bien, pero aún así sigue siendo una maravilla del bueno de Ford en la que todos los personajes tienen una relevancia asombrosa.
Saludos y Feliz Año 2010

el paseante dijo...

Es curioso que comiences el año con una peli tan dura (esperemos que no sea una premonición de lo que será este 2010). En cualquier caso, es una gran obra. Y no cuela eso de los amigos este sábado. Tú lo que tienes es un lío con una bloguera :-)

carrascus dijo...

Oiga, Atikus... ¿esta peli no hubiera sido más apropiado subirla en Semana Santa que en Navidad...?

Coño... no hace mucho que oí hablar bastante de esta pelicula, porque un tipo afortunado se encontró en la basura un guión original de ella, y después lo subastó por 4000 dólares.


Jejeje... es una peli dura, como apunta el compañero comentarista de arriba. Y hasta John Ford estaba de acuerdo con esto, porque siempre pensó que a esta peli "le faltaba sentido del humor".

Feliz año nuevo para todos. Y que solo sea el primer paso de una nueva década más feliz aún.

WODEHOUSE dijo...

Bueno me pillas in albis ya que justo esta peli no la conocía. Ya me apetece verla.
Feliz año y muchos besos, te deseo todo lo mejor.

Vivian dijo...

Magnífica entrada.
Ha sido una grata sorpresa regresar y encontrar esta entrada, sobre una película que no suele mencionarse mucho al hablar del director y a que a mí, personalmente, me parece cien por cien recomendable.

Coincido contigo en los toques expresionistas de la película, y en esa influencia que se percibe del cine mudo, este último aspecto, lejos de parecerme un defecto, por la sobreactuación, a mí me resulta una parte entrañable de la película, que le confiere un toque especial, un aire clásico en el sentido cinéfilo más positivo.

Aprovecho para desearte Feliz Año Nuevo

Besitos

Gata Vagabunda dijo...

No me puedo resistir: ¡larga vida a John Ford!

:-)

Xiada María dijo...

John Ford era un actor genial.

Besos

Letizia dijo...

¿No te gustan las películas recientes¿ Siemrpe nos recomiendas cine antiguo y mi Felipín y servidora somos muy modernos. Nos gusta Almodóvar.

Besos de Princesa

Letizia dijo...

Más besos de Princesa

Ahora puse bien el link creo

Letizia dijo...

Ahora sí

ethan dijo...

Me encanta esta peli. Ese cartel de la recompensa "persigue" a McLaglen, se le enreda en los zapatos, toma vida y le obliga a fijarse en él. Expresionismo alemán bajo la protección de Ford. Nada menos! Mis dos predilecciones cinéfilas juntas.
¿No se parece el juicio a aquel otro de "M"?
Saludos amigo, ya estamos de vuelta.

atikus dijo...

Disculpar...esta semana estoy de "rey mago" y no tengo tiempo para responder como debiera ;(...en cualquier caso gracias por vuestros comentarios; espero reponerme de estos días y volver a la normalidad...además se me junta el trabajo normal.

Suerte con los regalos esta noche...seguro que os habeís portado bien, jaja!!...y si no pues que os quiten lo bailado ;-)

WODEHOUSE dijo...

Ufff! Muchas gracias por dar señales de vida, ya me estaba preocupando y cada vez que masomaba más de no ver tus respuestas!!!!
Buenos reyes, figura de porcelana!! besitos ramonianos.

pilar mandl dijo...

¡Pues ya "casi" no hace falta verla :-)!

La explicas de maravilla, no la he visto pero tampoco creo que sea muy fácil encontrarla a no ser que compre un paquete de Ford.
En la escuela de cine te pondrían un 10 por el análisis fílmico.

¡Feliz 2010!

jordicine dijo...

Estoy con David. Con el tiempo este clásico quizás ha perdido un poquito. Un abrazo y hasta pronto.

Lula Fortune dijo...

Bueno, sigue siendo Ford, aunque tenga las arrugas propias de la edad.
Besos de año nuevo y palomitas forever.

Carmen dijo...

No he visto la peli... ala... más deberes! Pero no sé si están desapareciendo los códigos de honor. Mira en el PP, defendiendo a rabiar la honorabilidad de los que son algo más que sospechosos... Y lo mismo pasa en el resto de partidos...
Besos de feliz año!

Makiavelo dijo...

La verdad es que a estas alturas podríamos preguntarnos si alguna vez esa cualidad, el honor, caracterizó al hombre.

Hoy lo que cuenta es el dinero y prima el interés por el vil metal.

A pesar de ser uno de los primeros trabajos de Ford con el sonoro, sigue siendo un buen ejemplo de cómo se hace Cine.
Sin edulcorantes, ni anabolizantes.

Saludos.

Archivo del blog