2/13/2017

Moonlight


Chiron es un chico afroamericano (Alex Hibbert) que vive en uno de los barrios más conflictivos de Miami con su madre, adicta a las drogas. Ya en la adolescencia Chiron (Ashton Sanders) comprobará como los problemas se le agravan al mezclarse su condición de homosexual, problemas en especial en la escuela. El relato continuara en su desenlace en la edad adulta, donde (Trevante Rhodes) tratará de encauzar las cosas de la forma mas equilibradamente posible.

Esta cinta, segundo largometraje de Barry Jenkins, es un estupendo trabajo tanto en la dirección como en el guión (basado en una historia de Tarell McCraney). La narración se estructura en tres partes bien diferenciadas como ya hemos destacado, el Chiron niño, adolescente y joven o adulto.

Aunque trata el tema de las drogas o la homosexualidad no lo hace de forma dura o estridente sino de forma muy sutil, apenas imperceptible y con gran tacto y clase. Tampoco es una cinta amable, de color de rosa, en absoluto; estamos ante un drama, pero un drama contado bastante bien y con estilo.

Las actuaciones están bastante bien y reflejan ese ambiente duro de la calle, que también se apoya en una estupenda fotografía de James Laxton y la música de Nicholas Britell.

Una película que seguro que lucha por los grandes premios de ésta temporada, aunque eso a mi personalmente no me importa en absoluto.

Nota: 7.3

Archivo del blog