1/31/2009

Laura


Después de una temporada “oscura”, nada mejor que volver con una cinta de cine negro, un clásico - de los años 40- y retomo el blog además con una protagonista que dejé en un post reciente, la bella Gene Tierney.
La película en cuestión es “Laura” posiblemente una obra de culto del director Otto Preminger. La verdad es que la película nos muestra no sólo una historia policiaca, (el asesinato de una joven), sino una trama de celos y obsesiones amorosas que van mas allá de la vida (el enamoramiento del detective por la asesinada) e incluso aparecen detalles que me recuerdan al post de hace dos semanas (el tributo a los muertos a través de un cuadro, Laura y el fantasma de la casa embrujada)

Lo cierto es que la narración discurre con notable soltura, apoyada en unos diálogos fantásticos sin duda interpretados estupendamente; la fotografía de Joseph LaShelle realza el dramatismo de las escenas y quizás pondría un pero, al menos a mi entender, claro que no lo digo porque es un dato del final de la peli, eso si ¿la criada no debería llevar gafas? ;)

El flashback se usa para recordar los momentos mas interesantes de Laura con los sospechosos.

Basado en la novela "Ring Twice For Laura", de Vera Caspary, La acción tiene lugar en NYC a lo largo de unos días, de viernes a martes, del caluroso agosto de 1943/44. Laura Hunt (Gene Tierney) ha sido asesinada. El detective Mark McPherson (Dana Andrews) se hace cargo del asunto, interrogando al periodista Waldo Lydecker (Clifton Webb) y Shelby Carpenter (Vincent Price), el prometido de la fallecida, ambos claros sospechosos del asesinato. Mientras Mark McPherson va descubriendo mas cosas de Laura y de su vida, sus perfumes, sus gustos, el cuadro, etc, y se va enamorando de ella, así tenemos tres historias de amor, celos, adoración, obsesión...y un cadáver o presunto cadáver, porque algo ocurrirá a lo largo de la narración, pero no debería destapar el frasco de las esencias de Laura, no al menos para quien no ha visto la peli, así que os dejo con la intriga...

Creo que la película tiene multitud de detalles y curiosidades, esta ante todo bien cuidada y elaborada. Por ejemplo es interesante que comenzara el trabajo el amigo Momoulian, no se como la habría enfocado, quizás más intimísta. Otro detalle que me resulto curioso es el objeto que usa Dana Andrews para concentrarse en sus pesquisas (una cajita con un dibujo con algunos agujeritos y varias bolitas metálicas), ese mismo jueguecito lo tenía 
el Spencer Tracy en “La ciudad de los Muchachos” tres años antes, en 1941. 

Los objetos y todo lo que encuentra Dana relativo a Laura también parece algo obsesivo, sobretodo suponiendo que esta muerta, aunque los otros personajes cercanos a ella no parecen ser tampoco muy normales, mas bien se les podría llamar seres extravagantes, hoy en día freaks o como se diga.(ya se sabe eso de escribir en la bañera,....¡bueno podéis declarar sin ruborizaros quien escribe posts en la bañera eh!)


Hace mucho que no hablo de pelis actuales y es que no voy mucho al cine, he visto alguna peli curiosa como la comedia francesa “Bienvenido al Norte” y la inglesa que me recomendó Troyana “En un Mundo Libre”...tengo que ir más al cine, es que con estos fríos!!!

Nota 8.6

1/24/2009

Auuu!!!


Esta semana he estado “ausente” de vuestros blogs, por usar un termino suave, por culpa de un cólico que me tuvo de juerga en urgencias todo el día la semana pasada, me quedan algunos deberes que espero se resuelvan pronto, en cualquier caso son molestos pero nada mas.
Así que como no he visto ninguna peli no voy a comentar ninguna, ya que sólo comento la que he visto durante la semana, cosas mías.
Pongo a modo de referencia un fotograma de la peli “Que verde era mi valle”, de John Ford, en referencia a las minas y el sufrimiento y el duro trabajo de los mineros para sacar las piedrecitas, jeje…

Es que me hago mayor, …¿y yo por qué pienso en esto ahora? ;)

Tengo retrasado trabajo, así que poco a poco iré haciendo las visitas como siempre, disculpas a todos.
Y felicidades a Desconvencida, ella si que está radiante y juvenil jeje, 31 primaveras...bueno inviernos ;

1/16/2009

El fantasma y la señora Muir


Hitckcock era un maestro en esas cosas de rebuscar en el fondo de la mente, ya lo “recordábamos” la semana pasada, la mente es un rincón donde se esconden también sensaciones y sentimientos, aunque algunos dirían que estos van a parar al corazón, pero eso sería correcto poéticamente hablando. La atracción es un sentimiento repentino, incontrolado, irracional, emergente y magnético, como la resaca del mar o un remolino, te atrapa sin remedio. Eso parece ser que fue lo que le ocurrió a nuestra protagonista del post de hoy y lo que en ocasiones nos ocurre a los demás mortales.

La película en cuestión es “El fantasma y la señora Muir” dirigida por Joseph L. Mankiewicz en 1947, cuenta con el guión de Philip Dunne y la extraordinaria música de Bernard Herrmann (“vértigo”), además no se debe olvidar la fotografía que apoya lo anterior obra de Charles Lang Jr (Con Faldas y a lo loco”, “Sabrina”, “Los Sobornados”). Bien estos son datos técnicos que pueden ser interesantes, pero la película creo que no dejaría indiferente a nadie.


La trama comienza con la visita de la señora Lucy Muir (Gene Tierney), una joven y bella viuda a una casita en la costa del sur de Inglaterra. La casa “La Gaviota”, parece imposible de alquilarse, por la presencia de un fantasma, pero Lucy siente una atracción especial por la casa desde el primer instante y por aquel lugar. A pesar de los esfuerzos del fantasma, o sea el antiguo dueño de la casa, el capitán Gregg (Rex Harrison), para asustar a la nueva inquilina y expulsarla, esta no se va y se enfrenta a él incluso teniendo a su cargo una niña de cinco años, Anna ("Natalie Wood").

Al final entre las dos personalidades tan opuestas, un rudo “espíritu flotante” de marinero y una educada mujer “viviente” de Londres surge un romance imprevisible e imposible. Él se retira discretamente para que ella viva la vida, pero se enfurece al ver como encuentra a su paso aprovechados que quieren engatusarla, de todas formas, Lucy es adelantada a su tiempo, parece un poco reivindicar cierto feminismo con clase, no se asusta, no necesita de un hombre para ser feliz, el libro sobre el marinero le agrada y no las sutilezas de su época y así pasan los años. Pero no sabe si la historia de aquel marinero fue un agradable sueño, una invención de su mente o algo que ocurrió realmente…
La historia de la señora Muir es una preciosa historia de amor, un amor imposible entre un mortal y un espíritu, un amor platónico, con destellos de fantasía y humor, contado con gran estilo y habilidad. La ambientación es magnífica, haciéndose referencia continua al mar y homenajeando la vida de los marineros. Una peli que resultará atractiva y no creo que os deje resaca ;)

Nota 8.2

1/10/2009

Recuerda


Bien, ya se acabaron las fiestas navideñas y volvemos a lo serio, a comentar películas de verdad y aunque tenía una en el tintero, bueno tengo bastantes, la nevada de ayer me trastoco los planes, son arrebatos que me dan, creo que trendré que ir a un psicólogo. El caso es que una de las fotos que hice por la mañana, antes de ir al trabajo me recordó a la octava película de la etapa americana de Hitchcock, “Spellbound” o “Recuerda” en castellano, cierto es que no la considero la mejor del director, pero es muy interesante, quizás por ser mas romanticona que otras -esa pareja Peck/ Bergman me parecen muy elegantes- y también mantiene notas comunes a las demás películas, como el falso culpable o el juego con la mente de las personas y la capacidad de asombrarnos.

La película como hemos dicho, fue dirigida por Alfred Hitchcock en 1945, con guión de Ben Hecht, basándose en la novela de "The House Of Dr. Edwardes" (1927), de John Palmer y Hilary St. George Sanders. La música es una de las bases fundamentales de la película, contribuye a realzar magníficamente los estados de ánimo de los personajes, y Miklos Rozsa era un maestro, también hay que destacar la fotografía de George Barnes, a esto sin duda debemos añadir a uno de los maestros del siglo pasado , a Salvador Dalí, que contribuyo con la escena del sueño que aunque al final se quedo en 3 minutos en principio eran 20, en cualquier caso se ve la clase de Dalí con esos enormes ojos o la rueda retorcida, iconos clásicos del maestro.

La acción comienza y concluye en el sanatorio psiquiátrico de Green Manors (Rochester, EEUU). A la clínica llega Anthony Edwardes (Gregory Peck) que se incorpora con el cargo de director del sanatorio en sustitución del antiguo director, el Dr. Murchison (Leo G. Carroll). En el mismo centro trabaja la psiquiatra la Dra. Constance Petersen (Ingrid Bergman) quien se enamora repentinamente del nuevo director. Parece que el nuevo director tiene problemas y la primera en descubrirlo es Constance quien se escapará con él al descubrir que podría ser acusado de un asesinato del cual ella no le cree culpable, para ello usara sus habilidad como psiquiatra.

Evidentemente el final no lo voy a contar, aunque la mayoría lo conocereis, alguno ya lo habrá olvidado o no lo conseguirá recordar, quizás por algún sentimiento de culpa, el caso es que nada mejor que volver a ver la película ¿no?

Nota 8.5

Ademas de la foto que me hizo recordar la película os dejo alguna otra de la nevada de Madrid, no creo que vuelva a ver otra parecida en años, aunque quien sabe, pero yo no recuerdo una así desde hace tiempo.

1/02/2009

¡Que vienen, que vienen!


Se supone que debería comenzar el 2009 con un peliculón, pero las fiestas ó la edad no perdonan, así que de momento os librareís del comentario semanal de Atikus, claro que quizás vosotros tampoco estéis para muchas lecturas.

La verdad es que en estas fechas lo que de verdad desearía sería volver a ser un niño de unos 5 o 6 años -pero por poco tiempo eh, que no creo que a una Marilyn le gustará mucho tener relaciones con un peque, jeje-, un crío que estos días está disfrutando como nadie la navidad, que o piensa en un Papá Noel barbudo bajando por una chimenea mágicamente adaptada a él ó subiendo ágilmente por la ventana, ó que está esperando a ese trío de magos que se resiste al poder de la ciencia moderna y reparte millares de juguetes en camellos en lugar de rápidos automóviles, eso sí ayudados por miles de pajes y a veces dobles o asistentes de gran parecido a familiares cercanos o muy cercanos.

Es cierto que esa ilusión no es compartida por millones de niños que viven en sitios tan dispares como el Congo, donde la violación de los derechos de los niños es arrasada por el Coltan, bueno por la avaricia y malicia del hombre, así como en Palestina, o en sitios mucho mas cercanos, incluso a nuestro lado, porque la maldita crisis toca a millones de personas, por su puesto no se debe olvidar esto, ello significa ser solidarios, cada uno en su medida, con los de lejos y los de cerca.

Aunque uno tira mas hacia los republicanos y agnósticos, si bien creer, creo en pocas cosas, siempre me permito el derecho a pedir algo a sus majestades de oriente en vísperas del 6 de enero (al simpático Gordito de gorro rojo de la coca cola se lo dejo a los nórdicos y a los yanquis), como eso de pedir es gratis y se estila mucho…eso si las peticiones y deseos son secreto que si no, no se cumplen pero podreís suponer que no pido nada material ni económico ;)

Os dejo con un video, ya comentaba al principio del post que me encantaría ser un niño, pues bien, gracias a la magia del cine, uno puede volver a ser niño por unos instantes, incluso abrir las puertas y encontrarse los regalos de los reyes y jugar con ellos, dejo algunos de esos momentos y otros diferentes condensados en algo mas de dos minutos, son trocitos de super 8 de hace casi 40 años…puff!



video



Archivo del blog